Wake me up when September ends

Llegar a septiembre era lo único que necesitaba Moncloa para salir del trance. Y es que agosto todo lo cura.

El verano es el mejor momento del año para que se produzcan las crisis más graves y acontezcan los problemas más oscuros. Concretamente este curso, a las cúpulas políticas españolas les ha venido de perlas el drama en Siria para dedicar horas de telediario al genocidio de Bashar al-Asad, que el multipolar occidente es incapaz de parar, y evitar hablar de lo que pasa en España. Continuar leyendo »