El momento de cambiar un país derrotado

En el día apoteósico, ayer, en el que España ha rozado el precipicio -si es que realmente no ha caído ya en él- todo el mundo parece haberse puesto de acuerdo en que el Gobierno de Rajoy no terminará la Legislatura.

La absoluta soledad del Ejecutivo y su incapacidad manifiesta para expresar sus planes, sus proyectos y sus decisiones son probablemente los motivos fundamentales de este planteamiento, que no es nuevo pero sí mayoritario por primera vez. A eso se añade, claro, la grave emergencia en la que se encuentra España y que constituye una situación casi sin precedentes en nuestra historia. Nuestra deuda es insostenible, al igual que nuestra tasa de desempleo, nuestro déficit, nuestro tejido productivo…

El jueves cientos de miles de personas clamaron por todo el país en contra de la salvajada -sin matices- que suponen os dos reales decretos-leyes, convalidados en la clamorosa ausencia  del Presidente del Gobierno, en una agradecida demostración de unidad ante la política económica. Continuar leyendo »

España, Europa y otros mitos

Terminados los exámenes y otros asuntos pendientes, va siendo hora de volver a hablar de España. Mañana hablaremos del Gobierno, que dirían Tip y Coll, aunque últimamente hablar de lo primero parece imposible sin lo segundo, si no se trata de falsos nueves y euforia colectiva.

En este tiempo que llevo sin escribir han pasado muchas cosas y cambiado algunas. Desde la confirmación de Hollande en el Elíseo hasta los dos comicios griegos pasando por ese rescate que lo es para todos menos para los que lo piden y por la crisis más grave de la Justicia democrática. Continuar leyendo »

Otro fracaso en La Moncloa

Sala de prensa del Palacio de la MoncloaSon ya varias las ocasiones en los últimos tiempos en las que me sorprendo a mi mismo rompiendo una lanza en favor del ex Presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero.

Es curioso, teniendo en cuenta que las críticas que le he dirigido en los últimos años han sido, cuanto menos, furibundas. Vaya por delante que, para mí, Zapatero ha sido y es el peor Presidente de la historia reciente de España; y, sin embargo, durante estos últimos 100 días he encontrado en Rajoy ciertas carencias que superan algunas de las de Zapatero, por imposible que me pareciera hace apenas un año. Continuar leyendo »

La culpa de nadie

El PaísNunca me ha gustado la economía, y no en vano soy de letras. Por eso, entre otras cosas, esta última Legislatura me ha resultado tediosa hasta el extremo. Sea como fuere, la economía hoy pesa más que la política, y lo seguirá siendo hasta que esta dichosa crisis acabe pereciendo. Pero en ese campo de la economía, muchas veces se cuelan la ética, la ideología, etcétera.

Hace algunos días, me enviaron un artículo de un columnista de El País. El señor Pastor Guzmán, después de una exposición de su vida dedicada al esfuerzo, argumenta que a él nadie debería pedirle esfuerzos añadidos para salir de la crisis. Que él nunca ha vivido “por encima de sus posibilidades”. Que él nunca especuló con activos financieros, ni realizó operaciones bursátiles dudosamente justificables. No le falta razón. Continuar leyendo »

Año viejo, año nuevo

No quiero empezar sin pedir disculpas y dar las gracias, que como he dicho en varias ocasiones son dos verbos (el perdonar y el agradecer) que es sano conjugar con cierta frecuencia.

Disculparme, por mi mutismo en este último año, que ha sido el año del despegue de mi “actividad política”, por decirlo de algún modo; y al mismo tiempo, el del declive de este pequeño rincón de la Red. Una cosa va ligada a la otra, lógicamente. Pues aunque se podría pensar que a más actividad, más cosas que contar, también es cierto que a más actividad, menos (mucho menos) tiempo para escribir. Dicen que la llegada del nuevo año es momento de propósitos; el mío es no fallar a mis fieles lectores como lo he hecho últimamente. Por tanto, perdón.

Agradecer, porque WordPress ha tenido la gentileza de enviarme un completo informe estadístico sobre la actividad de Escaño Vacante durante 2011, y ha sido una muy agradable sorpresa constatar que en los últimos doce meses, las visitas de este blog se han multiplicado por cinco, y alcanzado una media de entre seis y siete visitas diarias. Por tanto, no puedo sino agradecer esta afluencia tan significativa y prometer que intentaré, en tanto en cuanto mis estudios y mis actividades me lo permitan, mantener una cierta constancia en las publicaciones. De corazón, gracias.

Continúa leyendo “Año viejo, año nuevo”