Huir hacia delante

Huir hacia delante

En Dinamarca se abrieron las urnas la semana pasada para elegir un nuevo Folketinget. En el único país del mundo en el que el Primer Ministro, el Parlamento, el Tribunal Supremo y la Corona conviven en un solo edificio, el Palacio de Christiansborg ­–alias Borgen–, ha ganado las elecciones un partido que puede cumplir su programa electoral. Esa es la diferencia principal entre Dinamarca –o Noruega, o el Reino Unido, o Francia, o Alemania– y Grecia: en Grecia ganó las elecciones un partido que, simplemente, jamás podría cumplir su programa. Continúa leyendo “Huir hacia delante”