La culpa de nadie

El PaísNunca me ha gustado la economía, y no en vano soy de letras. Por eso, entre otras cosas, esta última Legislatura me ha resultado tediosa hasta el extremo. Sea como fuere, la economía hoy pesa más que la política, y lo seguirá siendo hasta que esta dichosa crisis acabe pereciendo. Pero en ese campo de la economía, muchas veces se cuelan la ética, la ideología, etcétera.

Hace algunos días, me enviaron un artículo de un columnista de El País. El señor Pastor Guzmán, después de una exposición de su vida dedicada al esfuerzo, argumenta que a él nadie debería pedirle esfuerzos añadidos para salir de la crisis. Que él nunca ha vivido “por encima de sus posibilidades”. Que él nunca especuló con activos financieros, ni realizó operaciones bursátiles dudosamente justificables. No le falta razón. Continuar leyendo »