Miremos a las estrellas

Miremos a las estrellas

2016 ha sido el año que salió al revés. No es nada fácil caminar por un sendero que a cada recodo intenta hacerte retroceder un trecho, y durante los últimos doce meses hemos retrocedido muchos trechos, quizá demasiados. Empezamos el año bajo la sombra de los ataques de París y la amenaza de atentados durante las fiestas de toda Europa, y esa sombra no ha desaparecido: Bruselas, Niza, Berlín… Ya son tantos ataques que comienzan a mezclarse en la memoria: ¿alguien recuerda que en Orlando, EEUU, 49 personas fueron tiroteadas por un hombre que se declaró leal a Daesh? Sin embargo, los 658 muertos que ha dejado el terrorismo en 46 ataques en Europa y las Américas desde enero de 2015 hasta julio de 2016 parecen no ser muchos, al menos comparados con las 28.031 vidas que se cobraron los 2.063 ataques que se perpetraron en el resto del mundo en ese mismo período (The Washington Post).

Continúa leyendo “Miremos a las estrellas”

No, aún no ha acabado

No, aún no ha acabado

«Los partidos políticos despersonalizan, son una gran trampa, no te puedes someter a una serie de imperativos y consignas». «El mundo de la democracia representativa está acabando». «Los partidos políticos están en crisis».

El miércoles de madrugada, Donald Trump y Hillary Clinton personalizaron buena parte de esas afirmaciones durante el último debate presidencial. Especialmente el candidato republicano, que como escribí hace unos días en inglés, ha desafiado todas las reglas de los partidos políticos para convertirse en la mayor amenaza para la democracia americana desde la Guerra de Secesión. Continúa leyendo “No, aún no ha acabado”

Pólvora mojada

Cuando a principios de este año el ya ex presidente Ben Ali abandonaba Túnez, en ningún momento durante la ahora llamada “Revolución de los Jazmines” se me ocurrió pensar que el ejemplo tunecino se extendería a otros países de su entorno.

Un mes después del comienzo de las revueltas en Túnez, nos encontramos un momento clave de la historia contemporánea. Desde hacía semanas Egipto se encontraba sumido en el caos después de que cientos de miles de personas tomaran las calles de su capital para pedir libertad. Hosni Mubarak cayó y Egipto inició su camino a la transición.

Finalmente, el estrambótico dictador Muamar el Gadafi veía como su “amado” pueblo se levantaba contra él y los heroicos rebeldes esquivaban al Ejército, los tanques y los bombardeos a civiles y marchaban hacia Trípoli con la decisión de quien realmente cree en lo justo de sus actos. Continúa leyendo “Pólvora mojada”