Diez años después

Diez años después

Nunca olvidaré la angustia de aquel día negro, color del que se tiñe hoy este rincón de la red. Probablemente la culpa (entre muchas comillas) fuera mía. Al fin y al cabo, ¿qué hace un niño de casi once años más o menos enterado de lo que es el terrorismo, de lo que ocurre en el país, de la guerra de Iraq o de las elecciones en ciernes?

El caso es que yo me levanté aquella mañana de jueves como siempre, a las 8 menos algo, y me fui a vestir a la habitación de mi madre. Ella, aún en la cama, veía con atención las noticias en Televisión Española, donde rotulaban que había unos pocos muertos en la estación madrileña de Atocha tras estallar bombas en trenes. Aún no había imágenes y recuerdo con nitidez la proyección de un mapa de Madrid con la estación señalada. Por desgracia, nada que no hubiera pasado antes. Un atentado terrorista, uno más. Pero a las 8:30, cuando salí de casa en dirección al colegio, las cosas empezaban a ir peor.

Fue en la puerta del patio cuando recordé que la noche anterior, o hacía dos, mi padre me había comentado que ese jueves, con mi hermana Candela recién nacida el domingo, tenía un fastidioso juicio en Sevilla al que tendría que ir en AVE. Continuar leyendo »