A Antonio Navalón, de un Millennial

A Antonio Navalón, de un Millennial

Publica usted hoy en El País un artículo de los que se queda uno a gusto después de escribirlos. Le imagino reclinándose en su silla tras terminarlo, con un resoplido de alivio tras haber desahogado su frustración con esta generación, la mía, de irresponsables, incívicos, sordos y carentes de futuro. No me cabe duda de que le quita el sueño por las noches el pensar en nuestra grave situación, incapaces de alcanzar los éxitos que su generación, que hoy gobierna, nos deja a nosotros y a la historia. Qué harán estos inútiles, pensará usted, perdidos en Twitter y en Instagram, incapaces de procurarse nada por sí mismos y que, para colmo, votan de vez en cuando y su voto atolondrado vale lo mismo que el mío.

Continúa leyendo “A Antonio Navalón, de un Millennial”

Carta abierta a cualquier representante político que quiera leerla

Carta abierta a cualquier representante político que quiera leerla

Estimado señor, estimada señora.

No sé quién es usted, porque a estas alturas, no estoy en condiciones de saber a quién escribir. O a quién gritar, según como se mire. Y por ello me disculpo. También por la longitud de mis palabras, pero es que la mala leche combustiona muy bien.

Pero, verá, sólo el no saber a quién tengo que escribir ya es significativo. Estoy a punto de terminar las carreras de Derecho y Ciencias Políticas, y no tengo ni idea de cuántos de mis casi 24 años llevo dedicados a la política, que me apasiona. Yo ya he dado un mitin, ya he roto un carné, ya he firmado otro, y ya me he ido del país. Sí, aunque el destino es caprichoso y ha querido que precisamente esta misma mañana me haya comprado el billete de vuelta, yo salí de España hace casi dos años como estudiante Erasmus y luego me negué a irme de Noruega. Y aquí sigo. Desde aquí le escribo. Lo mismo anulo el billete… Continúa leyendo “Carta abierta a cualquier representante político que quiera leerla”

Carta abierta a Albert Rivera

Carta abierta a Albert Rivera

[Read a copy in English]

Querido Albert,

Hace muchos años –en comparación con los que tengo– escribí por primera vez una carta abierta, copiando la idea que había visto en un periódico. La dirigí “al Congreso de los Diputados”, que por aquel entonces estaba presidido por José Bono. Tuve la suerte de que algún responsable de La Nueva España decidió que merecía la pena, y fue publicada en el periódico a los pocos días. Para mi sorpresa e ilusión –y para asombro, o no tanto, de mi madre–, unos meses después recibí en mi casa una resolución de la Comisión de Peticiones de la Cámara, en la que se me daba cuenta de que, recibida mi «solicitud», dicha Comisión había acordado «trasladar a los Excmos. Sres. Portavoces de los Grupos Parlamentarios» la petición «de que se tomen medidas para solucionar la crisis que atraviesa nuestro país al carecer de líderes políticos.».

Siempre me pareció una forma un poco pobre de resumir todo el sentimiento que yo le había puesto a mi carta, y muchas veces me he preguntado si realmente alguien trasladó a los Excelentísimos Señores mi desesperanzada súplica, o bien sólo esa línea y media entre otras muchas. En mi carta al Congreso de hace siete años escribí a Sus Señorías que «lo que este país necesita, y cada vez con más urgencia, son líderes: líderes que vuelvan a llevar a la política al lugar de privilegio que le corresponde», que «España necesita políticos que dejen de serlo para convertirse en líderes que nos devuelvan la esperanza que hemos perdido» y que «jamás olviden que ustedes son privilegiados por poder asistir al Congreso a representar a los miles, decenas o cientos de miles de personas que cada cuatro años depositan su confianza en un sobre con su papeleta». Ciertamente, no fui muy benevolente con ellos… En esa carta también les confesé que «les habla un estudiante de 16 años que quiere llegar a ser algún día uno de esos 350 privilegiados que pueden votar por el futuro de España». Continúa leyendo “Carta abierta a Albert Rivera”

A Artur Mas

A Artur Mas

No estoy seguro de quién ha cambiado el estilo de escribir cartas, pero cuando yo entré en esto, y hace muy poco tiempo, se empezaba con una mínima fórmula de cortesía –estimado señor, querido Felipe, apreciados compatriotas… Depende del grado de cursilería del remitente–. No obstante, visto que las formas han pasado a ser lo de menos en este nuestro país (España, me refiero) y en esta nueva política de felicidad y flores, perdonémonos la cortesía esta vez.

Le escribo, por supuesto, en respuesta a su carta dirigida a mí. A mí y a otros 48 millones de personas, incluidos, por cierto, 7 millones y medio de catalanes, ya que el destinatario eran «los españoles», así que espero que haya recibido muchísimas más respuestas.

Continúa leyendo “A Artur Mas”

Carta abierta al Sindicato de Estudiantes

140426_huelga_sindicato_estudiantesEstimados compañeros. Colegas. ¿Camaradas? Dejémoslo en colegas.

Anoche, por primera vez, tuve la extraordinaria oportunidad de encontrarme a una representante de los estudiantes universitarios, Ana García, en el –presunto– ejercicio de sus funciones, en un debate de televisión que versaba sobre los cambios o, mejor dicho, sobre los abundantes problemas de nuestra universidad. En realidad, no sé por dónde empezar. Lo haré mencionando que, aunque le he dado muchas vueltas, todavía no sé por qué me representa omnipresentemente el «Sindicato de Estudiantes». Nunca os he votado, pero ¡cuidado! No porque no quisiera votaros a vosotros, sino porque nadie me ha puesto delante la urna de la que, quiero pensar, habéis salido. Por no hablar de las papeletas, si existe ese plural. Obviemos ese tema. Continuar leyendo »