Justicia

Gallardón y Fdez. Díaz hoy en Justicia.El Presidente ni está ni se le espera hasta la Sesión de control del miércoles, por supuesto. Pero al menos esta vez su Gobierno ha tenido la decencia de enviar a Gallardón y Fernández Díaz a poner cara y voz al Estado.

Porque no ocurre todos los días que el Estado pierda un juicio contra una terrorista. Tampoco que tenga que excarcelarla cuando sobre el papel le quedan tres mil y pico años de condenas firmes que cumplir, limitados a 30 o 40 por el benigno Código Penal que, después de décadas de barbarie terrorista y chantajes a España, sigue vigente.

No suele ocurrir, pero esto es España. El país donde no robar (léase estafar a Hacienda, piratear o meter la mano en las arcas) es la excepción, donde ni siquiera en terrorismo hay posturas comunes, donde nos manifestamos igualmente por los desahucios de familias de sus casas que por los derechos humanos de un preso que está en huelga de hambre, pobrecito. Lo de que matara a 35 ya no entra en la pancarta. El país, en fin, donde la Justicia se ha tomado unas vacaciones permanentes. En su lugar, ejerce el Poder Judicial. Que se parece semánticamente pero no es nada parecido.

De todas formas, es hipócrita culpar a los jueces. Ellos, por desgracia, no aplican Justicia: aplican la Ley. Un ilustrísimo señor Magistrado del Tribunal Supremo puede considerar justo que una persona que ha matado a 24 cumpla 24 penas de prisión por asesinato con todos sus agravantes por terrorismo y demás; y después llega el artículo 76 del Código Penal y le dice que semejante sujeto va a estar 40, y ni un minuto más. Hasta 1995 eran 30. Ni tres mil años, ni 25 asesinatos. 30 años de máxima permanencia en prisión. Que es como decir que da lo mismo que mates a un par de guardias civiles con alevosía (20 años cada uno) que que mates a 25 Presidentes del Gobierno con alevosía (40), porque no vas a cumplir más de 40 a la sombra. En otras palabras, mate usted al Presidente y después ya puede cometer el resto de los delitos que hay en el Código Penal desde el artículo 138 (el primero de la tipificación de delitos) hasta el último. Total, los 40 años le van a caer por el magnicidio, y por el resto se va a ir usted de rositas. Suena tan fuerte que tras escribirlo he tenido que pensarlo un rato para ver si efectivamente es cierto. Y la letra de la Ley dice que lo es.

Clamar hoy contra la Sentencia del TEDH de Estrasburgo es legítimo, comprensible y aceptable, pero no podemos ignorar que la culpa la tienen los legisladores. Si nuestro Código Penal es tan sumamente benigno que permite que una etarra que se ha cargado a 24 personas pague con 26 años porque no han podido legislar y han sido los Tribunales (la Audiencia, el Supremo y el Constitucional) los que han tenido que torcer la ley para hacer Justicia, no es de extrañar que la Corte Europea afirme que estamos contraviniendo los derechos humanos, y concretamente uno: el principio de legalidad que dice que a uno no lo pueden condenar sin una Ley previa al acto. No es otro el derecho humano vulnerado, pero no es poco. Si mañana se tipifica que es ilegal llevar una camisa azul, yo espero que no me condenen por haberla llevado hoy.

Ahora bien, el TEDH ha demostrado una vez más su falta de tacto para con la aplicación de la Justicia. En contra de los ordenamientos jurídicos internos, condicionados por decenas de miles de leyes a tener en cuenta, Estrasburgo se rige por una Carta de Derechos de una treintena de artículos cuya interpretación puede ser tan laxa como laxa quiera ser la opinión del Tribunal. Estrasburgo sí puede aplicar justicia en ausencia de Ley y ha decidido no hacerlo.

Los que conocemos el Derecho entendemos la sentencia, aunque algunos no la compartamos. Pero no se puede pretender que un país cuya Guardia Civil ha vivido 40 años con miedo a volar como Carrero entienda la excarcelación de Inés del Río, que tiene las manos manchadas de la sangre de una docena de guardias y de otros tantos civiles. Porque ni lo entenderá ni lo aceptará.

Ante esto, caben dos opciones. La de acatar la sentencia obedientemente y decir por lo bajo, sin mucho ruido, que las víctimas no son observadores objetivos y que carecen de la neutralidad para tomar decisiones; o la de exigir que se haga Justicia, que los etarras se pudran en la cárcel a cualquier precio y que España no se rinda otra vez ante el chantaje al Estado por vía jurisdiccional.

Las víctimas del terrorismo no lo son voluntariamente; nadie tiene derecho a privarles de la opinión por el hecho de que no sean neutrales y objetivas. ¿Alguien lo sería? ¿Alguien a quien un terrorista haya matado a su hijo, a su cónyuge, a su padre es neutral?

Sufrí en directo y en silencio el vodevil de la excarcelación de De Juana Chaos a manos del Gobierno de Zapatero y Rubalcaba porque entonces no tenía edad para levantarme del sofá.

No pienso volver a hacerlo. Yo lucho y lucharé por una España en la que la bandera se rinde a las víctimas y no a los verdugos.

Gracias por seguir ahí.

4 comentarios en “Justicia

  1. Yo también quiero luchar, pero se me escapa qué puedo hacer ahora. Si sé que puedes hacer tú ahora, y sobre todo mañana. Y sé lo que puedo hacer yo cuando la sociedad despierte, pero ahora… Qué hago ahora?

    Me gusta

    1. Puede sonar a romántico, a poesía o a sandez… Pero ahora no podemos dejar de creer. No podemos permitir que nos quiten la esperanza de que exista un mañana mejor. Si dejamos de creer en nosotros mismos, ya nadie lo hará.

      Por cierto, si sabes lo que puedo hacer yo ahora no dudes en decírmelo. Ni te imaginas la impotencia que acumulo desde, en general, que soy conciente de lo político.

      Me gusta

  2. Es lo mismo que me pasa a mi. Ahora creo que no podemos hacer nada, solo esperar. No abandonar, solo esperar. En algún momento tendremos una oportunidad, espero. Mientras tanto mira a ver si vuelves a Asturias algún día y tomamos un cerveza 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s