El porqué de acudir de nuevo a las urnas

Esta tarde, el Presidente del Principado de Asturias firmó in extremis el decreto que disolvía la Junta General y convocaba elecciones autonómicas, confirmando la primera de mis dos posibles hipótesis para este 2012.

La segunda era que se produjera una moción de censura firmada por PP y PSOE, lo que no ha ocurrido en el sentido estricto de las palabras, pero sí fácticamente. Porque el rechazo pactado los los presupuestos del Gobierno de Álvarez-Cascos supuso, como él mismo lo definió, una “moción de censura destructiva”. Moción de censura, porque impedía a todas luces que el Ejecutivo siguiera ejerciendo la labor que encomendamos los asturianos el pasado 22 de mayo. Y destructiva, porque en lugar de atreverse a presentar un candidato a la Presidencia del Principado han optado por forzar una situación de por sí insostenible.

Así, a nadie debiera sorprenderle la solución de Cascos, pues es obvio que la posibilidad de gobernar Asturias con los presupuestos de Tini Areces no era una opción. La otra era dimitir, pero ¿acaso no obtuvo Cascos la confianza de los asturianos en las circunstancias en las que lo hizo? Una dimisión hubiera sido una traición inadmisible a sus conciudadanos en unos momentos de crisis.

Lo que sí debe sorprender, lo que sí suscitará debate y por lo que los responsables tendrán que dar explicaciones es por qué el PP forzó la prórroga de unos Presupuestos a los que el año pasado dio su más rotundo no. Por qué el PP ha sido incapaz de tolerar su derrota, única en España. Por qué el PP ha preferido darle al PSOE la satisfacción de asistir impoluto a un nuevas elecciones en lugar de abstenerse en la votación.

Si alguien es culpable de los dos próximos meses demenciales que va a sufrir Asturias innecesariamente, son aquellos que han sido incapaces de asumir una derrota y prefieren devolver Asturias al tándem PSOE-IU que dejar gobernar en minoría a su antiguo dirigente. Y es que sólo existen dos posibilidades a estudiar el 26 de marzo: una, que Foro no sea capaz de superar a la izquierda y éstos recuperen el Gobierno. Y dos, que Álvarez-Cascos gane la mayoría que debió alcanzar en mayo y el PP desaparezca sin paliativos.

Mariano Rajoy debería estar dándose cabezazos contra la pared de su despacho una vez más. No sólo ha logrado, por su incapacidad el año pasado para imponer su autoridad en el PP, la única derrota electoral del PP en las pasadas autonómicas; sino que ahora tendrá que soportar ver cómo su formación queda reducida a escombros mientras Foro Asturias y PSOE protagonizan la pugna por el poder. Rajoy desdeñó el gesto de Foro en su investidura nombrando Delegado del Gobierno al infame Gabino de Lorenzo, y desdeñó la voluntad de los asturianos al permitir que su partido provocara este desastre.

Sigue creciendo, en fin, la lista de “inestimables favores” que el Presidente del Gobierno ha proporcionado a Asturias. Como antaño, cuando me preguntaba cuál sería la próxima ocurrencia de Zapatero, hoy me acostaré pensando en cuál será la decisión de Rajoy que le condenará definitivamente al ostracismo en la cuna de España.

Nosotros, por nuestra parte, volveremos a trabajar como ya lo hicimos. Volveremos a conseguirlo. Por Asturias.

Gracias por seguir ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s